Me complace daros la bienvenida al Instituto Catalán de Arqueología Clásica (ICAC) a través de la página web.

Vivimos tiempos frenéticos, intensos, inquietantes y a la vez apasionantes. La arqueología clásica, el estudio del pasado en general, nos libera de las angustias diarias y es a la vez para todos nosotros maestro de vida. Las sociedades y culturas mediterráneas y europeas han vivido cambios y vicisitudes históricas muy diversas a lo largo de su historia.

El estudio del mundo antiguo nos proporciona el placer, la tranquilidad de saber que estamos aquí gracias al largo camino recorrido durante tantos siglos. Nada es eterno. Vivimos en un mundo en transformación.

El ICAC, lo veréis en estas páginas, es un centro de investigación dinámico, muy activo, que centra la mirada en la antigüedad, tanto geográfica como temporalmente, comprendiendo las sociedades y culturas clásicas y preclásicas de la cuenca mediterránea, perimediterránea y del continente europeo en general. Somos un centro de investigación situado en Tarragona con vocación internacional.

La arqueología, la antigüedad, poseen la magia de acercarnos a problemas globales desde la cotidianidad, desde la cultura material entendida en un sentido bien amplio. La emergencia climática, la resiliencia a los cambios, los conflictos sociales y económicos, son problemas de hoy que ya sufrieron las sociedades del pasado. Pero la arqueología es también patrimonio y cultura, en la medida que nuestra actividad genera unos restos materiales que en manos de la sociedad se convierten patrimonio arqueológico y cultural. La socialización, la transferencia, el impacto en la sociedad de los resultados de la investigación es esencial.

Por ello, contribuir a la gestión de este rico patrimonio arqueológico, muy importante justamente en Tarragona, ha sido también uno de los retos del Instituto. El centro tiene además como objetivo la formación avanzada, el máster, el doctorado y el fomento de la carrera investigadora de los jóvenes en las diversas etapas, hasta su estabilización como investigadores y la consolidación de los equipos y grupos de investigación. Son éstos los ejes vertebradores del árbol de la investigación, sin los cuales nada tendría sentido. La formación de los jóvenes y su inserción en la comunidad investigadora catalana e internacional ha sido una prioridad del Instituto desde sus inicios el año 2002.

El ICAC ha ido ganando prestigio y reconocimiento. Hoy es un centro de referencia internacional en su ámbito. Reconocido y líder en innovación y desarrollo de proyectos y líneas de investigación. El retorno de investigadores formados en el centro después de un complejo periplo posdoctoral, la captación de nuevo talento internacional, su financiamiento con programas muy competitivos para liderar proyectos y consolidar los equipos y los nuevos grupos de investigación, es ya una realidad y lo deberá seguir siendo durante los próximos años. El equilibrio entre la formación y el fomento de la carrera investigadora y la atracción de talento es la base para la consolidación de los equipos de investigación que con esfuerzo y compromiso impulsan la actividad del Instituto en el marco de la arqueología catalana.

El ICAC inició en 2018 un cambio de ciclo caracterizado por el crecimiento, la consolidación y la internacionalización. Este momento de cambio importante en el Instituto se ve consolidado, con el inicio de 2020, con el nombramiento del director, la cuarta persona que ocupa este cargo desde la creación del centro. Entramos, pues, en los años 20 con mucha fuerza y energía, conscientes de las dificultades pero alegres y cargados de experiencia y conocimiento; para continuar con éxito y compromiso toda la labor hecha; para abrir nuevos proyectos internacionales que consoliden aún más el reconocimiento del centro, el financiamiento, la captación de talento y el trabajo en equipo.

Compañeros/as, amigos/as, bienvenidos y bienvenidas al ICAC.

Josep Maria Palet, director.

Tarragona, 16 de enero de 2020