La arqueometría se basa en la aplicación de las técnicas analíticas propias de otras disciplinas científicas (geología, química, física, biología, etc.) en el estudio del patrimonio.

Los últimos años los estudios arqueométricos han ido cobrando importancia en el conjunto de la investigación arqueológica en nuestro país. Hasta el punto de que se han hecho imprescindibles para obtener un tipo de datos que, una vez interpretadas, amplían de manera significativa la información histórica que proporcionan los materiales arqueológicos. Entre ellos, la caracterización de materiales inorgánicos ha sido uno de los pioneros, ya que estos materiales, sobre todo cerámicos pero también lapídeos y metálicos, son los que más a menudo perviven en el registro arqueológico o como soporte de producciones artísticas.

La Unidad de Estudios Arqueomètics nace con el objetivo de aplicar técnicas analíticas a los materiales arqueológicos inorgánicos (inicialmente piedras ornamentales, materiales de construcción y cerámicas) y proporcionar una interpretación en clave arqueológica de los resultados. La actuación de la Unidad se divide en tres grandes áreas:

Apoyo a la investigación

Es el objetivo principal, y se orienta a apoyar a los arqueólogos y ofrecer sus servicios a instituciones públicas, de aquí y extranjeras y empresas privadas, relacionadas con la gestión del patrimonio, la arqueología o la restauración.

Investigación e innovación

La Unidad también lleva a cabo proyectos de investigación relacionados con su ámbito, y que proporcionan un mejor conocimiento de los materiales inorgánicos en la antigüedad, o bien, destinados a completar las colecciones de referencia de que dispone.

Se trabaja también la optimización de las técnicas analíticas en su aplicación a materiales arqueológicos y en la experimentación de nuevas técnicas para valorar su utilidad y rentabilidad arqueométrica.

Docencia

Participa en la docencia avanzada de manera habitual con una serie de cursos especializados relacionados con las técnicas arqueométricas.