El interés de este equipo se centra en la organización del espacio y su simbología en el Mediterráneo oriental de época grecorromana, con un especial foco en el ámbito cultural helénico, en Grecia y en zonas de contacto intercultural como Egipto postfaraónico. Se trata de una aproximación pluridisciplinar, que incluye la investigación arqueológica, filológica, iconográfica y antropológica, así como el uso de las nuevas tecnologías para abordar las relaciones entre los diferentes niveles del espacio que configuran la realidad cultural helénica y grecoegipcia, desde la organización del espacio físico (articulación de espacios urbanos y extraurbanos) hasta la interacción entre este espacio y varios espacios simbólicos, definidos por el mito, el ritual, la literatura o la iconografía. El equipo concentra dos grandes líneas de trabajo: el estudio del Egipto grecorromano y bizantino y el análisis de los modos de articulación del espacio simbólico griego.

En el Egipto grecorromano y bizantino se trabaja actualmente en el análisis del horizonte tardorromano y bizantino en el yacimiento de Oxirrinco, ubicado en el Egipto Medio, en particular en las características arquitectónicas y decorativas de las estructuras de la fortaleza del suburbio noroccidental. Por otra parte, el análisis de los modelos de articulación del espacio simbólico permite captar los modos en los que la cultura griega construye la categoría de espacio a través de lenguajes simbólicos como el mito, las prácticas colectivas ritualizadas o las formas visuales de la imagen o la arquitectura.

El equipo ha trabajado en la elaboración del inventario digital de cerámica griega de Cataluña en el marco de la colaboración con el Centre Iberia Graeca así como en varias acciones de divulgación y transferencia del legado que los griegos dejaron en la península Ibérica.